Niños Jugando Pompas De Jabón - Foto gratis en Pixabay

Las vacaciones de verano duran varios meses, y lo ideal es hacer que los niños las aprovechen de una manera productiva. Un campamento de verano en inglés es la forma ideal de lograrlo, pues les permite aprender un nuevo idioma mientras que exploran, conocen y se divierten.

En la actualidad, el inglés es considerado como un idioma universal. Esto se refiere a que es el lenguaje más usado en el mundo, tanto en ámbitos de negocios como culturales, además de ser una herramienta esencial para la socialización en el extranjero.

El extendido uso de este idioma en el planeta hace que su aprendizaje sea de gran provecho para cualquier persona. Es una herramienta útil para comunicarse con personas de cualquier país, para entender libros o textos dirigidos a la población angloparlante, y para expandir las posibilidades de trabajo (un dominio de inglés en el Currículum Vitae abre muchas puertas).

Conociendo las ventajas que tiene el conocimiento de este idioma, no es de extrañar entonces que muchos padres busquen que sus hijos aprendan el inglés, tanto en el habla como en la escritura. Lo normal es que inscriban a los infantes en institutos o academias de idiomas.

Sin embargo, los cursos de inglés convencionales no suelen ser de mucho agrado para los hijos. Las reglas rígidas y los exámenes no son lo más adecuado para los niños pequeños, razón por la que es recomendable buscar alternativas más acordes a su edad, que le permitan expresarse más libremente.

Una opción bastante recomendada es la de los campamentos de inglés, una actividad vacacional en la que pueden tener aventuras y hacer amigos, a la par de que aprenden el inglés. El ambiente de diversión y espontaneidad hace que los mismos niños adopten el idioma de forma completamente natural, prácticamente sin darse cuenta.

Aprenden inglés a la par que se divierten

Los campamentos de verano en inglés en nuestro país varían mucho de acuerdo al programa en el que se inscribe al niño. Sin embargo, todos tienen un objetivo en común; una inmersión lingüística completa que se puede comparar a visitar el extranjero con el único propósito de conocer un nuevo idioma, pero sin tener que salir de España. Así de efectivos son estos campamentos.

Estos programas tienen diferentes énfasis, existiendo algunos con un enfoque en eventos deportivos o aventuras. Otros son más acordes para los niños amantes de la ciencia, el arte o el teatro. Ya sea que se inscriba al infante en un campamento con actividades sociales o culturales, el inglés siempre estará presente como principal núcleo de comunicación

El día a día dentro de los campamentos consiste en dinámicas clases teóricas con la mañana, donde se realizan interesantes actividades adaptadas al nivel cognitivo del niño, buscando siempre aprovechar la etapa del desarrollo en la que se encuentra para maximizar el aprendizaje. La comunicación entre alumnos y profesores es constante e intuitiva, y además la clase es dictada por docentes nativos y bilingües.

Una vez culminan las clases por la mañana viene la parte divertida: la exploración. Los niños compartirán y disfrutarán divertidas experiencias, las cuales dependerán del campamento en el que fue inscrito. 

Toda la comunicación durante las actividades debe ser el inglés, lo cual permite practicar el idioma en un contexto interactivo. Sin embargo, los monitores estarán cerca para aclarar cualquier duda y apoyar a los niños durante las conversaciones, lo cual permite aprender mucho más rápido que en un curso tradicional.

Esta clase de campamentos ofrece muchos beneficios al niño, siendo el principal el hecho de que se puede lograr un aprendizaje del inglés de forma completamente natural. Y es que la asimilación de este lenguaje es mucho más efectiva y rápida cuando se realiza a través de un contexto interactivo, en comparación de lo que es hacerlo dentro de un aula y contestando exámenes.

Además, ofrecen una gran oportunidad para que el niño pueda hacer nuevos amigos, desarrollando sus habilidades sociales y comunicativas en el proceso. Realizar actividades al aire libre junto a otros compañeros de su edad es ideal no solo para que el infante se divierta, sino para apoyar a su desarrollo cognitivo y a su crecimiento.